Me he mudado... ¿vienes a mi nueva casa?

sábado, 21 de febrero de 2009

Los días malos... ¿malos?

Cuando diseñé mi gráfica pensé en poner en rojo las subidas para tenerlas presente y que fueran una señal de alarma. Esta mañana se ha producido uno de estos retrocesos, este de 400 g
 
¿La botella medio llena o medio vacía? 

La respuesta a esta pregunta no es tan nimia y va a condicionar, en parte, el éxito de nuestros cuidados. Las cuestas arriba son tan necesarias como las cuestas abajo, eso sí, teniendo cuidado de que la pendiente sea ligeramente a la baja a medio y largo plazo. Además, en esto de la alimentación cuando se hace un análisis sincero de situación todo cuadra:

f(peso) = f(ingesta, gasto) 

En los últimos días he juntado dos turnos de noches y un cumpleaños, resultado:
 “desestabilizar cualquier equilibrio”

No sé si alguno o alguna de vosotros trabajáis a turnos. Es increíble como altera el ritmo de vida trabajar por la noche, al menos a mí. Sobre todo si se alternan mañanas, tardes y noches la alimentación, el sueño y el descanso se convierten en un auténtico desastre.

¿Trabajas a turnos? ¿Cómo afecta a tu ritmo de vida? 

Sería interesante compartir estrategias entre los afectados… Hay evidencia científica de cómo perjudica a la salud, e incluso de cómo el trabajar de noche acorta la esperanza de vida…   

Sobre el cumpleaños decir que me atreví a hacer la tarta con ayuda de dos duendecillos. El resultado fue genial y como casi todo lo que sale de la página de Auro muy sencillo. Os dejo una foto:       

Mirando de nuevo los resultados y lo que he disfrutado vuelvo a mirar la botella:

 ¿medio llena o medio vacía?   

A mí me merece la pena… ¿no?

3 comentarios:

  1. no trabajo a turnos pero se que es un descalabro....,pero muy bien por esa tarta ,tiene una pinta!!!
    vosesta semana trabaja para hacer las cosas lo emjior posible asi te quitas esos 400 gs y listo ,otra vez bajando!!!
    te ando un besote y miro a ver si no es dificil hago una asi para mi cumple!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es un descalabro tremendo, sí. Se me ocurre que una buena forma de sobrellevarlo puede ser la estrategia de comer muchas veces y muy poco. En la dieta que estoy siguiendo no pueden pasar más de dos horas ni menos de una sin comer algo, cosas muy ligeras: una fruta, un yogur, una loncha de york, un quesito... Este mes he llevado una vida sedentaria y desordenada en cuanto a los horarios y al sueño porque estaba de baja y aún así he perdido mis 4 kilos porque aunque fuera a las 2 de la mañana yo me tomaba mi quesito (snif).

    Chico, la tarta sanísima ¿no? Parece que no, pero vamos aprendiendo... Beso!

    ResponderEliminar
  3. Hombre, pensar que teniendo en cuenta los cumpleaños y tal, ganar 400 gramos no has salido mal parado. ¿ Que podría haber estado mejor ? Por supuesto. ¿ Que podría haber sido mucho peor ? Por supuesto.

    Así que tómalo con perspectiva y sigue con ello.

    ResponderEliminar