Me he mudado... ¿vienes a mi nueva casa?

miércoles, 1 de abril de 2009

El loco

Alegría y tristeza en una misma gota... esperando que llegue el corazón...

"
Me preguntáis por qué enloquecí. Fue así. Un día, mucho antes de que nacieran algunos dioses, desperté de un profundo letargo y descubrí que me habían robado todas mis máscaras - sí; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscaras por las calles atestadas de gente, gritando: <<¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!>>
Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, algunas personas, llenas de horror, corrieron a refugiarse en sus casas.
Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó: <<¡Miren! ¡Es un loco!>> Alcé la cabeza para mirarlo y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro y mi alma se encendió de amor al sol, y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité: <<¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras!>>
Fue así que enloquecí.
Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden nos esclavizan.
Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad; ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón.
"
El loco. Gibrán Khalil Gibrán

6 comentarios:

  1. Gibran Khalil tenia que ser, me gusta como escribe tiene unos buenos textos,
    por esa locura sin mascaras que me encanta!!
    besos,

    ResponderEliminar
  2. Hola Pep, hace tiempo que no escribes. Te nomino a un meme para que tengas una excusa!. Mucho ánimo. No lo dejes!

    ResponderEliminar
  3. Hola regreso para saludarte, espero que todo este bien y desearte un feliz fin de semana!
    besos,

    ResponderEliminar
  4. Para mi, que trabajo en Salud Mental, este texto es bastante significativo...

    ¿Locos mis chicos o yo por no ser valiente en determinadas ocasiones para SER sin condicionantes de otras personas?

    ¡Gracias por el texto, Pep!

    ResponderEliminar