Me he mudado... ¿vienes a mi nueva casa?

lunes, 28 de marzo de 2011

Dietas y restricción de alimentos

Existe un universo de dietas para adelgazar y cada una tiene su propia restricción cualitativa o cuantitativa de alimentos: hipocalóricas, hiperproteicas, disociadas, atkins, Montignac... y ahora la dieta Dukan.


Desde la perspectiva de los cuidados alimentarios también realizo una restricción pero de distinta índole. En las últimas semanas, he comido casi de todo y mezclando sin ningún tipo de restricción. Así, he disfrutado de: verduras, frutas, carnes, pescados, cereales, legumbres, lácteos, frutos secos, vino, cerveza...


¿Cuál es la restricción que me he puesto?

Aquellos alimentos que, de momento, no soy capaz de controlar. Básicamente: chocolate, azúcar, miel, patatillas, gominolas...


Estoy comprobando, día a día, que la clave está en mantenerse alerta y concienciado en cada momento. En disfrutar de la comida atento a las señales de nuestro cuerpo que indican “BASTA”.


Hace tiempo desarrollé y experimenté una dieta disociada, pero de perfil bajo, con muy buen resultado tanto para mi como para las personas que la siguieron. Esta dieta tiene varias virtudes: está basada en la dieta mediterránea, cada día comes de todos los grupos de alimentos, no te limita la cantidad de alimentos... y poco más, algunas cosillas respecto al agua y el pan en las comidas, alguna especia asociada a algún alimento y muchas, muchas legumbres. Sin embargo, aunque perdí más de 20 kilos en tres meses tengo la convicción de que no era el camino adecuado.


De hecho, os dejo esta foto de la comida de hoy: costillas de cerdo a la barbacoa, puré de patatas, quesos, ensalada, pan, cerveza alemana y de postre frutas. Hace un tiempo esta comida hubiera sido un "sacrilegio", ahora la clave está en intentar comer lo que necesito y no más.


El mayor error de todas las dietas, pienso, está en poner el problema fuera de nosotros y no dejar de ser un remedio temporal. ¿Y después qué? Sinceramente, creo que la solución definitiva está en un cambio interior, que puede darse en el transcurso de una dieta, pero que no puede limitarse sólo a ésta.


5 comentarios:

  1. Doy fe...
    No puedo estar más de acuerdo, por propia experiencia, también.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja... con el "Amén" de @Javi y el "doy fe" de @MJ está tomando un cariz la cosa que no sé, no sé...

    ResponderEliminar
  3. Dios mío es verdad!!!! Jajaja

    ResponderEliminar